EDUCACIÓN Y SENSATEZ

La educación, al menos desde que el gran pedagogo Sócrates intentara alcanzar la sabiduría provocando partos entre sus discípulos y detractores, siempre se ha producido por la interacción entre los seres humanos, por el encuentro del sabio con el ignorante, del instruido con el inculto, del versado con el iletrado, o, en resumen, del maestro con el alumno.

domingo, 18 de febrero de 2018

El pensamiento positivo invade la escuela



Uno de los grandes males de la educación es que no pensamos en los “porqués”. Al no hacerlo, perdemos de vista las cuestiones importantes y nos quedamos en lo superficial. Y así, sin darnos cuenta, hemos convertido las cuestiones relativas a la educación en meras “creencias” u “opiniones”. De hecho, para algunos la pedagogía es prácticamente una “pseudo religión”. Y como parece que los “dogmas educativos” ya se han establecido, algunos en forma de “neuromitos”, tan sólo tienen que aceptar acríticamente sus principios... O quizá no es para tanto y las escuelas tan sólo se están convirtiendo en centros de autoayuda o de “terapia emocional”. Porque en el siglo XXI el niño ya no necesita al maestro para aprender. De hecho, ya no necesita aprender: le basta con ser feliz. Porque ahora el colegio sirve para “estar-a-gusto-conmigo-mismo”. O para “encontrarse-a-sí-mismo”. O para “ser-querido-incondicionalmente”. O para “compartir-empatizar-socializarse”.
¿Pero aún hay personas que dicen que el colegio sirve para aprender? Será por lo del “aprender-a-aprender” y tiro porque me toca… Porque si no sé cómo aprender, no puedo aprender, así que en el colegio tengo que “aprender-a-aprender” para luego poder aprender de forma autónoma y según mi múltiple pero peculiar inteligencia. Sin embargo, sólo podré aprender si he “aprendido-a-aprender”… Es un bucle eterno y sin sentido, con un argumento que se da vueltas a sí mismo... ¿De verdad que no nos damos cuenta de tanto engaño?
Pero a lo que vamos: junto con el nuevo totalitarismo pedagógico, se ha introducido la gran falacia del pensamiento positivo. Muchos ni siquiera se han dado cuenta. Porque una cosa es ser optimista o pesimista: son actitudes vitales o de carácter. Pero el denominado “pensamiento positivo” es otra cosa muy distinta… Ese “pensamiento positivo” es como la fuerza de los jedi, el karma, o la energía del universo que fluye y se cristaliza en las conciencias de los seres... En pocas palabras, un espiritualismo barato.
Concretando: la gran falacia del “pensamiento positivo” consiste en “creer” que, si pienso en positivo, si elimino “lo negativo”, sólo con “cambiar la actitud”, o “centrándome en los aspectos positivos” de cada situación, resulta que una especie de “magia”, o de “fuerza”, actuará desde mi interior y resolverá todos los problemas. Así, sin más. Y si no los resuelve, me hará más fuerte frente a ellos, porque lo positivo aumenta la autoestima... Así, tal cual. Es decir: basta con que piense “en positivo” para que en mi vida deje de haber problemas. Bueno, seguirán habiendo problemas. Pero me dará igual porque mi elevada autoestima a base de “pastillas de positividad” no dejará que esos problemas me afecten para seguir avanzando. Hasta que esos problemas, como por arte de magia, ya no tengan influencia en mí. Hasta que descubra que, en realidad, ¡nunca existió ningún problema! Y, si todos somos positivos (y asertivos, empáticos, comprensivos, etcétera), el mundo será perfecto. ¡Y viviremos en armonía, y los colegios serán como el nuevo jardín del Edén! Imagino que por ese motivo se añaden actividades (o módulos) de relajación, meditación o sofrología en ciertos colegios… Sí, muchos están “educando” en ese “pensamiento positivo”. Aunque como lo visten con la palabra “valores”, casi nadie se da cuenta. Qué bien que suena la palabra valores…
Ese “positivismo” enfermizo no es una actitud nueva. Esa actitud se ha denominado durante muchos siglos “fideísmo”. El “fideísmo” niega el valor de los actos, pues consiste en negar que la razón sirva para alcanzar la verdad. Da igual lo que haga: si creo mucho, mucho y mucho, esa creencia me salvará (o lo resolverá todo). Así, sin más. Ahora sustituyamos “esa creencia” por “si pienso en positivo”… El fideísmo es una deformación de lo que se denomina “fe”. Más bien, podríamos denominar al fideísmo como la “fe ciega”. Así que el fideísmo es superstición. Y el pensamiento positivo también es supersticioso. Y se ha colado en los colegios como si fuese una norma ética. Primer mandamiento: Hay que ser positivos sobre todas las cosas; segundo: Sólo hablaremos de las cosas buenas; tercero: Las intenciones de todos son las mejores siempre; cuarto: hay que centrarse en los aspectos positivos; quinto:…
Creo que el “pensamiento positivo” no es un problema de la nueva pseudo religión pedagógica. Más bien, creo que es fruto de nuestra sociedad posmoderna del bienestar. Antes de ser un problema escolar, es un problema social. Porque los seres humanos necesitamos seguridades. Y, ante los problemas, desconfiamos de nuestra capacidad para hacernos cargos de los avatares de nuestra existencia. Desconfiamos de nuestra capacidad para alcanzar soluciones por medio de la razón. Desconfiamos de la voluntad como capacidad del ser humano: el esfuerzo es nocivo. O creemos que todo debería tener solución, cuando eso no es cierto. Porque los seres humanos nos acabamos agarrando a un clavo ardiendo, confiando en “fuerzas desconocidas” que nos dan seguridad. Porque eso es más sencillo y reconfortante que intentar explorar lo desconocido. O que buscar justificaciones razonables. O, simplemente, que buscar la verdad.
No deseo irme demasiado del tema. Así que propongo desterrar ese “pensamiento positivo” de los colegios. No es más que un “pseudo espiritualismo new age” más de cuantos se mueven por la galaxia pedagógica. Porque el “pensamiento positivo” es un eufemismo para eludir a otro de los “innombrables pedagógicos” que podrían traumatizar a nuestros niños: el esfuerzo. Y si alguien sigue pensando que exagero, mirad la foto que se hizo viral por ciertos foros de maestros…:

sábado, 6 de enero de 2018

Amor y pedagogía…




Dicen algunos expertos que si no hay emoción no puede haber aprendizaje. Añaden que, por tantos, sólo se puede aprender lo que se ama. Pero cada vez tengo más claro que ese tipo de afirmaciones son lo que se denominan “medias verdades”. Es decir: pasan por verdaderas porque tienen parte de verdad. Pero no son consistentes. Y, a la larga, provocan más problemas que soluciones. Porque una media verdad siempre ha sido peor que una mentira.

Para el caso que nos ocupa, hallé involuntariamente una cita en El principito que aporta luz sobre este tema: “Sólo se conocen bien las cosas que se domestican - dijo el zorro. - Los hombres ya no tienen tiempo de conocer nada. Lo compran todo hecho en las tiendas. Y como no hay tiendas donde vendan amigos, los hombres ya no tienen amigos. Si quieres un amigo, ¡domestícame!” Los libros más sencillos aportan las ideas más consistentes… 

Volveremos sobre esa interesante cita en breve… Porque, en primer lugar, creo que el engaño o la media verdad está aquí: en considerar que “amar” equivale a “sentir algo emocionalmente”.  Es cierto que para que algo me atraiga, me debe estimular. Pero estimular no es amar. Al igual que enamorarse no es amar… Estimular tampoco es emocionar, pues aquello que atrae o estimula a la inteligencia no pasa necesariamente por el filtro de la emoción. El profesor puede despertar el interés (estimular) pero no puede hacer que un alumno ame algo, y mucho menos si el alumno lo desconoce. El alumno puede sentirse atraído por esa materia, o no… Si le atrae, aún no la ama, sólo le atrae. Y si al alumno no le atrae pero atiende, dedica tiempo y esfuerzo, puede llegar a atraerle, luego a gustarle, y finalmente estará en disposición de amar esa materia. Pero jamás amará si no hay conocimiento. Porque para poder amar, antes debe darse el esfuerzo por conocer, ysólo se conocen bien las cosas que se domestican. Es decir: para conocer algo es necesario hacer el esfuerzo de moverte hacia ello, te atraiga o no. Porque si te atrae pero no te mueves, tampoco conocerás. Y, por tanto, tampoco amarás.

Porque para conocer algo, antes debo “domesticarlo”. Y cuanto más se conoce, más se comprende. Y cuanto más se comprende, más se ama… Es esa motivación intrínseca de la que no se nos habla nunca. Es decir, para amar es necesario haber aprendido y no al revés... Y sólo se conocen bien a las personas, a las cosas o a las materias a las que se dedica tiempo. En otras palabras: es imposible amar lo que se tiene que aprender por el simple motivo de que aún no se conoce. Pero seguimos creando (y creyendo a pies juntillas) eslóganes educativos. Creo que eso ocurre porque los hombres “ya no tienen tiempo de conocer nada. Lo compran todo hecho en las tiendas”… Y pretendemos que nada cueste esfuerzo. Porque creemos que lo que cuesta esfuerzo es malo. Porque lo que cuesta esfuerzo no es “emocionalmente agradable”... Porque aún nos creemos que, si estamos todo el día emocionados, nada costará esfuerzo, o que los continuos “enamoramientos emocionales” lo suplen todo… 

Para conocer algo o a alguien es necesario dedicarle tiempo. El principito le pregunta al zorro qué debe hacer para tener un amigo. Y el zorro le responde: “Debes tener mucha paciencia. Te sentarás al principio un poco lejos de mí, así, en el suelo; yo te miraré por el rabillo del ojo y tú no me dirás nada. El lenguaje es fuente de malos entendidos. Pero cada día podrás sentarte un poco más cerca…” Quizá el zorro sea un mal profesor, o un mal pedagogo. A lo mejor, aún no se ha adaptado al mundo moderno. Porque el zorro le pide al principito ni más ni menos que un esfuerzo. Porque el zorro sabe que para amar es necesario conocer... El zorro no le motiva, sino que le dice la verdad: ten paciencia, dedica tiempo, haz ese esfuerzo… Y llegará la recompensa: el conocimiento. Sólo entonces estará en disposición de amar “esa materia”. Aunque creo que aprenderá a amar mientras la conoce, cada vez más a fondo, con esfuerzo y tesón… Porque no se ama “desde cero”, ni “amar” es el final de un proceso. Sino que se aprende a amar durante el proceso: mientras se conoce. 

Mi primera conclusión: por supuesto que puede haber aprendizaje sin emoción. Exijamos al profesor que enseñe. Pero dejemos de pedirle que emocione. De hecho, creo que si el profesor ama su materia, el profesor transmitirá esa pasión. Y el alumno se apasionará por la materia sin necesidad de emocionarse, ni de que le emocionen, ni de que le motiven… Mi segunda conclusión: para amar, antes hay que aprender. Pero nunca al revés. Preguntadle al zorro.

domingo, 17 de diciembre de 2017

La tragedia silenciosa



El título de esta entrada no es original. Lo saqué de un artículo publicado en el periódico. Añado el link porque me parece un tema importante y un buen artículo. Sin embargo, el tema del que pensaba hablar es el acoso escolar. Porque, por más que pongamos el grito en el cielo, por más que lo denunciemos, y por más esfuerzo que pongamos en atender a las víctimas (cosas que debemos hacer), es necesario ir a las causas. Porque es cierto que el acoso escolar es un problema. Pero también considero que el acoso escolar tan sólo es la consecuencia de un problema mucho más profundo. Y si no se ataca a la raíz de un problema, el problema sólo se agrava. Por muy buenas que sean las intenciones que tengamos.

Muchos ámbitos de la educación están “contaminados” con lo que se denomina “pensamiento positivo”. Esta falacia consiste en resaltar sólo lo bueno, sólo lo positivo, sólo lo que nos hace “estar bien conmigo mismo”, lo que podemos destacar como ejemplar,… Con frecuencia, esa actitud lleva a olvidar que lo bueno y lo malo van en el mismo barco. Porque si nos empeñamos en “ver siempre el vaso medio lleno”, acabaremos olvidando algo obvio, la otra cara de la misma moneda: que siempre falta la mitad de agua. Porque en esta vida lo bueno y lo malo van a partes iguales, por muy optimistas que queramos ser. 

Porque los problemas que acarrea el “pensamiento positivo” son muchos. El primero es olvidar la realidad y desvincularse de los problemas reales de nuestra sociedad. Y empezar a poner tiritas para curar heridas que requieren a un cirujano… Pongamos una noticia como ejemplo: el suicidio “en 2015 ya era la primera causa de muerte en adolescentes europeos” (en este artículo). Tras esta inquietante cita, escribiré otra que pertenece al primer artículo que he comentado en esta entrada: “Tenemos que hacer cambios en la vida de nuestros hijos si no queremos que toda una generación de niños acabe estando medicada. Todavía no es demasiado tarde, pero pronto lo será”. Podríamos decirle a los autores de tales artículos que son unos exagerados porque ven el vaso medio vacío: en vez de resaltar lo positivo, sólo se centran en lo negativo, porque “el árbol caído no te deja ver el bosque que está creciendo”... Pero no es una cuestión de optimismo o pesimismo. Y tampoco tiene nada que ver la actitud con la que se vea el asunto. Es una cuestión de realismo: los datos son los que son. Da igual el optimismo con que los miremos. 

Y en este punto uno se puede preguntar qué tiene que ver lo que estoy diciendo con el acoso escolar… Pues bien: creo que el acoso escolar es la consecuencia de la realidad que viven tantos niños y adolescentes en sus hogares. Es la consecuencia de la devastación afectiva que sufren muchos niños. Esa devastación provocada por el déficit de atención que padecen tantos en su casa. O provocada por el otro extremo: el de la sobreprotección. O incluso del “exceso de celo” con que ciertos padres perfeccionistas educan a sus hijos: de esa “sobre estimulación” a la que también ayuda la poco inocente “niñera-pantalla”... 

Tan sólo quiero señalar una vez más que los problemas reales de la educación están en los hogares, no en los colegios. Pero no queremos verlo. Así que el siguiente paso es vender a niños y padres una realidad falsa: hacerles creer que el colegio es como “Disney Channel”. O que el colegio es la verdadera familia de cada niño, donde cada uno es querido incondicionalmente por su profesor. Al menos hasta el curso siguiente y el profesor se encuentra con otros 30 críos... Y es que desde los colegios se puede hacer mucho por cada alumno. Pero quizá la dirección que estamos tomando no sea la correcta. Porque el protagonista de la educación puede ser el niño. Pero los responsables directos son los padres, no los profesores. 

Otro ejemplo: creo que hacer “campañas contra el bullying” o intentar “mentalizar” al alumnado y a la sociedad, está bien. Pero también considero que todo eso no soluciona gran cosa: son esas tiritas con las que pretendemos curar heridas de bala... Porque para arreglar esos problemas hay que arremangarse y lidiar en la trinchera: los discursos no sirven. Porque cuantos más niños y adolescentes se encuentren en un estado afectivo devastado, más acoso escolar habrá. Porque todos seguirán buscando lo que les falta (básicamente cariño auténtico y atención verdadera). Y el problema es que seguirán buscándolo fuera del ámbito natural en el que se debería dar ese cariño y esa atención, que no es otro que la familia. Esa debería ser la trinchera. Pero hemos trasladado esa trinchera a los colegios, y los colegios no pueden sanar esas heridas de guerra. Su batalla es otra.

Porque el problema principal no es ni la “falta de valores en nuestra sociedad”, ni la falta de “educación emocional”. Que también son problemas. Pero de tanto nombrarlos, acabamos señalando a los colegios y desviamos la atención de lo esencial. El problema es más profundo… Es un problema de falta de sentido. Pero también de ausencia de referentes y de referencias. Hemos eliminado el contenido, así que hemos perdido profundidad… Porque nos sobran valores, pero nos faltan principios y convicciones. Nos sobran emociones y sentimientos, pero nos falta mesura, equilibrio y prudencia. Nos sobran metodologías, pero nos faltan ideas y conceptos claros. Porque nos llenamos la boca con la “libertad”, pero no aceptamos ninguna responsabilidad. Porque nos sobran las recetas educativas, pero fallan las relaciones humanas sólidas, profundas y verdaderas. Y resulta que el lugar en el que un ser humano es querido por ser quien es, el lugar donde el ser humano adquiere solidez, no es el colegio, sino que es la familia. Y es allí donde se construyen esas relaciones humanas sólidas, profundas y verdaderas. Es allí donde el ser humano debe hallar su referencia, su referente, el sentido... Es en la familia donde se aprenden las primeras convicciones, donde se asientan los principios. Y luego el niño ya se encargará de poner todo eso en duda. 

Sin embargo seguimos señalando el problema del acoso escolar. Eso conlleva que ponemos el foco en el colegio. Y seguimos desviando la atención de los problemas reales de la educación. Pero no me cansaré de decirlo: el colegio y lo que pasa en el colegio no es el problema principal de la educación. Ni mucho menos. En el colegio sólo se ponen de manifiesto esos problemas que tanto miedo nos da admitir. Porque el problema está en los hogares, pero cuanto más cerca está el problema, con más facilidad le damos la espalda… Así que desviamos la atención.

Y abogo de nuevo por empezar a abandonar “el discurso de la emoción”. Es dañino. Es enfermizo. Es mentiroso. Porque “esta nueva generación tiene cada día más problemas para gestionar la frustración, el fracaso o la ira, porque hemos creído que es mejor endulzar su vida a base de prolepsis que hablarles desde la verdad” (extraído de otro artículo interesante). Porque con tanta emoción y tanta “realidad pasteurizada”, con ese querer ver siempre el vaso medio lleno y pretender que los alumnos vivan en una realidad dulcificada, lo único que logramos es crear niños y niñas incapaces de enfrentarse a ningún problema. Generamos criaturas instaladas en una perpetua inmadurez. Generamos ignorantes afectivos, adolescentes eternos, carne de cañón, niños y niñas que son incapaces de dejar de sufrir. Porque sufren por todo. Porque todo despierta su sensibilidad. Pero no queremos darnos cuenta de que es una sensibilidad enferma y deformada.

Porque los niños y adolescentes son el reflejo de lo que somos los adultos. Nosotros hemos creado a estas generaciones actuales. Nos atrevemos a criticarlas sin piedad pero no nos consideramos culpables de nada… Todos nos quejamos, pero ninguno de nosotros es responsable de nada. Siempre hay alguien a quien echarle la culpa. Qué fácil es señalar. Qué fácil es tranquilizar la propia conciencia… Y ahí están nuestros niños y adolescentes, aprendiendo de nosotros, impregnándose de esas convicciones morales que no tenemos, y que por eso no transmitimos. Porque nos asusta mirarnos al espejo… Pero seguimos tranquilizando nuestra conciencia con el insulso discurso de los “valores”…

Y criticamos con dureza el acoso escolar… Pero en el mundo de los adultos, ese mundo en el que todos nos “rasgamos las vestiduras” cuando se conoce otro caso de “bullying”, existe la misma lacra, la del acoso laboral… Porque aquí añado otro artículo y su cita correspondiente: “Ya en 2014, el profesor de la Universidad de Alcalá, Iñaki Piñuel, aseguraba que "el 'mobbing' había crecido en España un 40% desde el comienzo de la crisis". Y resulta que el acoso laboral es lo mismo que el escolar. La diferencia es que ocurre en el mundo adulto... Muchas veces, las causas del acoso laboral no son tan diferentes a las del acoso escolar. Pero nadie denuncia esa realidad que padecen tantos adultos. Porque tampoco provoca “catarsis” generalizadas en las redes sociales: son casos que no “enternecen” los corazones. El adulto no da lástima. El adulto hecho y derecho no vende ni conmueve. Así que muchos de quienes lo padecen callan ante las humillaciones, abusos, chantajes o amenazas de sus jefes. Sólo lo hacen para poder llegar a fin de mes, para poder alimentar a los suyos, esos a quienes no pueden atender aunque desearían hacerlo, creando tensiones en el hogar que luego explotan en el colegio... Sin ir más lejos, los colegios son caldos de cultivo de acoso laboral. Sí: ocurre especialmente en esos mismos colegios en los que se “predica” la maldad del acoso escolar. Es difícil de aceptar, pero me sobran ejemplos. Tampoco gustará si empiezo a citar casos: nadie quiere ver el vaso medio vacío porque es desagradable, porque podría despertar el letargo de su conciencia… Porque queremos educar, pero caemos fácilmente en las peores contradicciones. Nos convertimos en hipócritas con suma facilidad…

Lo he escrito bastantes veces: creo que la principal cualidad para educar es aspirar a ser persona en todas las dimensiones del término. Y para ello hay que esforzarse. Pero eso también incluye aceptar y afirmar (o al menos no ocultar) la propia imperfección. Reconocer que siempre aspiraremos a ser persona en todas las dimensiones del término, pero que jamás completaremos ese proceso. Se lo recuerdo especialmente a los del vaso medio lleno, a esos que defienden el “pensamiento positivo for ever”, a esos que de tanto ver sólo lo positivo acaban creyendo que son perfectos, que todo lo hacen bien, a aquellos que están rodeados de árboles caídos (o vilmente talados) pero siguen esperando en su optimismo infantiloide que el bosque crezca, que una “fuerza divina” arregle los problemas, pero sin mover un dedo, sin bajar a la trinchera…

Por eso acabaré con un último link que nos lleva a un artículo de Pérez Reverte. Recomiendo su lectura. Son palabras duras, directas, lacerantes, descarnadas,… Sin embargo, por muy violento, maleducado o pesimista que nos parezca, creo que el autor se limita a describir la realidad. Ni más ni menos. Pero podemos criticar al autor “por el tono que utiliza”. Porque otra de las consecuencias desastrosas del “pensamiento positivo” consiste en confundir la “buena educación” con la “bondad moral”. Y cuando “quedar bien” o “no hacer nada malo” se ha convertido en sinónimo de “ser buena persona”, surge la principal lacra de esta sociedad descafeinada que hemos creado entre todos. Esa lacra es el otro gran problema, lo que perpetúa no sólo el acoso escolar, sino toda injusticia existente. Esa lacra es la indiferencia, mirar hacia otro lado: es el letargo del ser humano acomodado de occidente. Personalmente, estoy convencido de que la indiferencia es el mayor mal que existe: es la deshumanización efectiva del ser humano. Es lo propio del que mira hacia otro lado para que no le salpique el daño que padecen los demás. Es lo que provoca, entre otras cosas, que el acoso escolar se perpetúe. Es el maldito silencio de “las personas buenas”, esos que silencian su conciencia y se excusan porque hay que “ver el vaso medio lleno”... Esa es la verdadera tragedia silenciosa. Porque la crisis que padece la educación no es una crisis de la educación, sino que es una crisis profunda de humanidad que afecta a nuestra sociedad, eso que está formado por cada uno de nosotros... Es una crisis que no se cura con “tiritas emocionales” ni metodologías innovadoras. Y creo que sólo empezaremos a salir de esa crisis cuando cada uno de nosotros se atreva a mirarse al espejo sin miedo a lo que pueda encontrarse… Porque creo que la trinchera donde debemos luchar para solucionar esa crisis de humanidad que padecemos, tampoco está en el colegio. Ni siquiera está en el hogar. Sino que está en el único sitio donde no nos atrevemos a mirar: en el interior de cada uno.

Feliz Navidad.



domingo, 19 de noviembre de 2017

Postverdad educativa



En el mundo de la enseñanza es habitual contraponer ideas y presentarlas como opuestas. Pero la mayoría de veces no son contrarias. Veamos algunos ejemplos:

Hay quienes dicen que una cosa es conocer una materia y otra muy diferente es saber enseñarla. Es verdad: son dos cuestiones diferentes. Sin embargo, no son excluyentes. Y una de esas cuestiones es más necesaria que la otra… Me explico: nadie puede enseñar una materia que desconoce. Por tanto, para poder enseñar cualquier materia es condición necesaria conocer esa materia. Al contrario creo que no funciona, pues resulta un poco absurdo, por ejemplo, aprender metodologías para enseñar una lengua si no se domina esa lengua… ¿No? Del mismo modo, quien no sabe matemáticas no puede enseñar matemáticas… Conocer mil métodos para enseñar matemáticas indica que una persona conoce mil métodos para enseñar matemáticas. Pero si no sabe matemáticas, es irrelevante el número de métodos que conozca: no puede enseñar matemáticas… Porque nadie puede dar lo que no tiene.

Otra de las cuestiones que tantos contraponen: dicen que una cosa es dominar una materia y otra cuestión diferente es saber despertar en otros el deseo de conocerla. Es verdad. Sin embargo, creo que despertar el interés sobre cualquier materia requiere amar esa materia. Y sólo se ama lo que se conoce bien… Nuevamente, creo que es necesario conocer una materia si se pretende despertar el interés por ella. Además todos hablan de motivar, pero nadie habla de cómo mantener el interés por la materia en el tiempo. Porque despertar el interés sobre cualquier cosa es relativamente fácil. Pero mantener ese interés durante un curso entero, requiere algo más que la capacidad para despertar ese interés... En todo caso, creo que para despertar o mantener el interés sobre algo, dominar la materia es condición necesaria, otra vez... ¿Cómo podrá el alumno interesarse por esa materia cuando quien pretende despertar su interés en realidad no tiene verdadero interés, pues la desconoce o no la conoce en profundidad…?

Hay quienes afirman que la principal misión de los profesores es educar, no enseñar. De nuevo, contraponemos dos cuestiones que no se contraponen. Porque el profesor, por definición, enseña una materia. Y, lo quiera o no, educa con su mera presencia en el aula. El problema se produce cuando el profesor que se centra en educar olvida que debe enseñar… Al revés, seamos sinceros, es difícil que ocurra. Porque para enseñar hay que preparar la clase. Pero para educar no, pues educamos siempre, queramos o no, siendo como somos, cuando no pensamos en transmitir nuestros principios morales, sino que los ponemos de manifiesto, cuando los vivimos sin hacerlos presentes de forma consciente, como dice Gregorio Luri. No pensamos en que un profesor ya está educando bien si es puntual, si prepara sus clases, si piensa a menudo en el mejor modo de que su materia llegue a sus alumnos, si procura ser justo y honesto,... Vamos, que si lo que pretendemos es transmitir valores, no hace falta trabajar en cooperativo ni hablar de esos valores: basta con procurar vivirlos, basta con procurar ser honesto con la propia profesión. Porque un profesor que se centra en educar, pondrá todos los medios para que sus alumnos sean justos. Y puede ser que hable a sus alumnos de la justicia una y mil veces. Pero si no procura ser justo en cada uno de sus actos, por más discursos que haga no educará. O, como máximo, educará mal. Y un profesor que es justo, hable o no de justicia, transmite un valor superior a sus pupilos por medio de su coherencia personal. Así que creo que es más eficiente (y también más propio de un profesor) centrarse en enseñar. Sin descuidar que no es malo recordar de vez en cuando que también educamos con la mera presencia en el aula, con la actitud, con la palabra, con los gestos, con las obras,... 

Hay quienes dicen que el profesor debe amar a los alumnos, y contraponen ese supuesto amor con la exigencia: parece que exigir sea equivalente a “odiar” al alumno. Nuevamente, son dos cuestiones que no se contraponen. Pues, si amar es querer lo mejor para el “otro”, querer que ese “otro” aprenda o se esfuerce por lograr ciertas metas es ni más ni menos que amarlo. ¿Puedo decir que amo a alguien si evito cualquier situación que pueda causarle displacer? En ese caso, creo que estoy mimando (o adiestrando) al alumno, pero no le estoy “amando”. Creo que el amor empieza por el respeto. “El respeto” no es en sí mismo “amor”. Pero creo que un profesor debe respetar a sus alumnos como punto de partida. Y el respeto empieza por ser honrado y proporcionarles ese conocimiento que el profesor debe transmitir. El respeto continúa cuando el profesor intenta ver en los alumnos a personas capaces de comprender, de aprender, de asimilar, de moverse por sí mismos, de crecer por medio de lo que se enseña,… Por tanto, si el profesor no respeta como alumnos a la persona que tiene delante, será difícil que llegue siquiera a plantearse amarles. Otra cuestión a debatir es cómo debería ser la exigencia. Este tema concreto requiere tantos matices, que quizá debería ser desarrollado en otra entrada ampliamente. Pero creo que es fácil comprender que sin exigencia no hay amor posible, así que aquí tampoco hay contraposición. 

Podría seguir con varias cuestiones, pero me detendré aquí. Porque creo que quienes contraponen estas cuestiones lo hacen porque no confían en el valor intrínseco del conocimiento. Porque han olvidado que la transmisión de conocimiento es la razón de ser de la escuela. Porque se pueden cambiar y mejorar mil cosas en las escuelas, podemos “modernizarla” tanto como queramos. Pero si la escuela pierde ese sentido primigenio, deja de ser escuela. Que le pongan otro nombre, pero que dejen de tomarnos el pelo. Porque quienes se empeñan en contraponer estas cuestiones, en el fondo han olvidado la esencia de su profesión. Y en vez  de plantearse estas cuestiones, van rellenando de “absurdos” el mundo educativo, justificando su postura con competencias, rúbricas, áreas, dominios y demás parafernalias pedagógicas… En vez de “volver al origen” en busca de soluciones verdaderamente originales, ofrecen sucedáneos y pretenden que todos pasemos por el tubo. Creando más problemas en vez de solucionar alguno. Y eso sí que es una contradicción.